Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

 Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato  Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.  Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.

Por Lilia Corona y Rodrigo Lobato

Silva es la primera colección de cerámica en Platalea Studio, conformada por seis piezas en las que se explora el concepto de las flores cómo metáfora de la estilización del cuerpo humano, los floreros disponen la orientación de las flores para exaltar sus formas esenciales. Los colores y formas diseñados por Lilia Corona y Rodrigo Lobato fueron inspirados por la experiencia contemplativa de andar en un jardín lleno de flores, para dar confort al espíritu. El objetivo es evocar la felicidad de conectar con la naturaleza de un modo elegante y original.

Utilizaron cerámica de alta temperatura por las características formales del proyecto y por ser un proceso local en CDMX, así mismo requirieron de modelado 3D y prototipado en Router CNC.